miércoles, 27 de agosto de 2014

Anime: Poyopoyo Kansatsu Nikki

otros nombres: Diario de observación de Poyopoyo
Episodios: 52
Duración: 5 minutos por episodio.
Género: Seinen, comedia.

El anime cuenta la historia de un gato esférico color naranja que, tras seer adoptado por Moe Sato, una oficinista que andaba borracha, lo adopta, después de pasar la noche durmiendo en la calle y usando al gato como almohada.

La familia de Moe vive en un pueblito y el padre de Moe es un granjero intimidante pero, cuando está Poyo cerca, este cambia, ya que Poyo le da ternura. También tenemos a Hide, el hermano menor de Moe, un chico de preparatoria que no puede lleverse bien con el gato, pero que, en cambio, el gato lo adora.

Poyo también empezará a convivir con un gato negro (macho) de la vecina de la familia de Moe. El gato negro, convenientemente llamado Kuro (Negro) empezará a actuar de manera algo pevertida estando cerca de Poyo (algo gay, si me lo preguntan). ¿Y que es exactamente lo que hace Kuro? Pues mejor vean el anime, no se me vayana a escandalizar y por eso dejen de ver el anime.

La verdad es que, quitando los dos primeros capítulos y el último, no hay mucha continuidad con los capítulos de este anime (salvo contadas veces, y eso el mismo título te lo dice (por ejemplo, Parte 1, parte 2), así que fácilmente puedes ver los capítulos en desorden. EN si, los capítulos son muy divertidos y si tienes o tuviste gato en tu vida, reconocerás que Poyo es, como todos los gatos, travieso, independiente y que, a veces desea estar con quien se le antoje. Te sentirás identificado si has tenido gato o si lo tienes. Y es que, tener gato es una divertida experiencia, como lo muestra este anime.

En el anime, pasa exactamente un año, así que podemos ver desde la primavera, los problemas del calor de verano y la pérdida excesiva de pelo, el otoño y finalmente el frío invierno con todo lo que conyeva. ¿Como será irte de vacaciones y dejar a tu gato?

Una cosa que me encantó de este anime es que Moe, la dueña del gato, desde que tiene a Poyo, todo lo naranja y redondo lo asocia con el gato, ya que tiene un amor obsesivo hacia este animal. ¿Y quién no? Bueno, supongo que no todos.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario