jueves, 7 de diciembre de 2017

J-drama: Dad of Light

Capítulos: 7
Género: Drama, recuentos de la vida.
Duración: 24 minutos por capítulo. 1 recapitulación.
Basado en: Final fantasy XIV
Original de Netflix.

Akio, un joven asalariado (Salaryman, Godínez japonés) desea volverse más cercano a su padre. Recordando los momentos que tuvo en su niñez, Aiko invita a su padre a jugar Final Fantasy XIV. Secretamente, se acercará a él gracias a su personaje virtual Maidy.

De esa manera su padre no sospechará que es su hijo quien se acercó a él. Mientras ambos juegan dentro del mundo de dicho título, veremos la vida diaria de Aiko, sus problemas en la oficina, en su propia casa mientras trata de averiguar porqué su padre renunció tan derrepente a su trabajo sabiendo que es un Workaholic.

Opinión:
 No soy fan de la franquicia de FF, pero eso no me limitó a ver este drama corto. Aquí, antes de analizar los aspectos del drama, debo decirle a los fans que no es una adaptación de la franquicia (la XIV, que es el juego base de la historia) donde podrán ver a sus personajes tratando de resolver un problema. Para eso está Advent Children.

Ahora, la historia es algo lenta si no estás acostumvrado a este tipo de contenido y superficialmente no sucede nada (hay 1001 animes iguales, los slice of life) pero en cada capítulo, Akio aprende de alguna manera una lección, ya sea a base de sus compañeros de trabajo o bien, dado, de manera indirecta, por su padre. Ya saben, a través del juego.

Llegando al clímax de la historia, podremos ver a Akio pelear con sentimientos encontrados ya que se descubre, de manera algo abrupta, por qué su padre decidió renunciar y quedarse todo el tiempo que pueda en casa. El guión peca en no darnos pistas de lo que realmente esta pasando por la mente del padre. Si bien, se nos explica que es una persona reservada desde que Akio tiene memoria, los momentos dedicados a desarrollar al padre de éste son, sin miedo a equivocarme, nulos ya que cuando hay escenas dedicadas a él, o se está peleando con su esposa o está jugando,

Le doy en general un 7 de 10. Los japoneses tienen la tendencia a ponernos historias trágicas para hacernos llorar (niégenlo) para darnos una lección (ejem, ano hana, ejem). pero este drama lo intenta y se esfuerza darnos un buen desarrollo de personajes (pero casi lo logra) y la historia entretiene.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario