domingo, 31 de diciembre de 2017

Opinión: Evil or Live: Cómo arruinar una premisa interesante

Capítulos: 12
Género: Shonen, acción
Producción: Emon

En la actualidad, una nueva enfermedad se propaga como plaga en la sociedad: cada vez más jóvenes se hacen adictos al internet y a los juegos en línea. Esto hace que las autoridades y padres de familia se preocupen por el futuro de estos adictos. Para ellos se ha creado una escuela la cual ayudará a los jóvenes a poder superar su adicción y así ser parte de una sociedad.

Hibiki, entrará a este instituto el cual lo obliga a hacer prácticas inumanas. Esto lo llevará al suicidio. De no ser por un personaje misterioso que lo adopta como "perro" salvará su vida y de paso, empezará a crear cambios en la escuela.

¿Suena interesante, cierto? Tengo entendido que en países como Corea los jóvenes se hacen adictos a los juegos virtualos (llamados MMORPG) y se han colado noticias que varios mueren por dedicar horas excesivas a los juegos (olvidándose de descansar, comer e ir al baño). Incluso en China también sucede. Así que era de esperarse que un anime dedique en su historia un tema delicado como este.

Pero desde el principio se notó que el anime no nos iba a mostrar el camino de un adicto a la superación personal. nada que ver. Vemos como Hibiki, en todo término un princeso que desea ayudar y salvar a una amiga de la secundaria (la cual no necesita ser salvada, al menos es lo que se nos presenta) quien por cuenta propia puede defenderse sola.

Por otra parte, el personaje cae en un personaje sin carácter que tiene que ser empujado por otros personajes más interesantes que él para que decida hacer algo importante y de esta manera haga avanzar la trama. Hibiki, por si solo no es capaz de tomar decisiones ya que dedica mucho tiempo en querer ayudar a su amiga (Shiori) que, como dije es capaz de defenderse sola. Cuando finalmente Hibiki logra hacer algo es por que (literal) lo obligan. Son personajes secundarios los que toman las decisiones y gracias a éstos la trama avanza. Hibiki  por su parte, ya avanzada la trama decide tomar el control, no por obligaci´øn, sino por decisión propia.

Por cierto, se supone que es un anime dedicado a adictos al internet, pero en ingún momento vemos a alguno tenga esta adicción. No es como ver a alguien que ya se ha dado varios pasones de coca (pues esta te desgasta físicamente), pero una adicción al internet si se nota, ya que al pasar tanto tiempo sentado frente al monitor o engordas por comer tanta chatarra o adelgazas por no comer. Hibiki, junto con un grupo, cuando llega al internado, no se ve su adicción: hacen ejercicio, están parados horas bajo el sol, y como si nada. No soy experta en adicciones, pero, alguna consecuencia mental y física debe de haber sufrido Hibiki, ¿Cierto?

3 de 10. No es que no me haya dado cuenta, sino que cada vez es más obvio que el anime, en cuanto a historia, anda cayendo en u hoyo el cual no será fácil subir. Cada vez hay historias que, en principio se ven interesantes, pero le dan una mala (pésima, horrible) ejecución y, en este caso, una animación de m*erda.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario